Utilizamos "cookies" de terceros para análisis de tráfico, publicidad y redes sociales Más información y cambio de configuración

Alcachofas, qué es mejor para que no ennegrezcan, ¿limón, harina, perejil?

Hoy en día podemos encontrar alcachofas en el mercado durante todo el año pero la temporada natural de la alcachofa nacional se concentra entre finales del otoño y principios de la primavera, cubriendo así nuestros mercados todo el invierno.

Mdg, Sabormediterraneo.com

Para que no se pongan negras

Limpiar alcachofas resulta una tarea delicada si tenemos en cuenta su rápida oxidación. Para prevenir este efecto, hay tres posibles formas. Se puede sumergir la alcachofa, una vez limpia, en un recipiente con agua fría y un poco de zumo de un limón. Hay que contar que este método, cambia un poco el sabor de la alcachofa, por lo que soluciona el problema, pero no es del todo neutro.

alcachofa

Otra posibilidad es echar un poco de harina al agua de cocción. En este caso el sabor se mantiene intacto, pero suele suceder que alguna zona de la alcachofa tiende a oscurecerse. Por lo que no es del todo perfecto.

La tercera alternativa y en nuestra opinión la más eficaz es utilizar una rama de perejil. Desde el mismo momento en que se empiezan a limpiar las alcachofas, hay que tener preparado un recipiente con agua fría en el que se echa la rama de perejil, para ir inmediatamente introduciendo las alcachofas.

Utilice guantes finos para limpiar las alcachofas, para que su oxidación no tiña las manos, ennegreciéndolas. Si no se utilizan guantes, y se va a seguir manipulando otros alimentos, es conveniente pasarse un poco la piedra pomez, porque sólo con el contacto el alimento que estemos manipulando puede adquirir un sabor amargo.

Esos pelillos fuera

A veces encontraremos en el corazón de la alcachofa unos pelillos o pelusa. Hay que eliminanarla, porque resulta desagradable en su degustación.

Es recomendable consumir la alcachofa tierna, recién adquirida, pero en caso de querer conservarla en nuestro hogar, sumergiremos sus tallos en agua, igual que haríamos con una flor, para prolongar de este modo su conservación.

articulos relacionados

Le recomendamos

anchoa

Anchoa en aceite de oliva, artesanía gourmet "made in" Cantabria. Elaboración y características

Túnez, el reino de los dátiles

El "all i pebre" más que un plato, una salsa. Pero en Valencia, un plato con anguilas, patatas, ajo, aceite y pimentón

Fresones bañados en chocolate

Más CocinaGastro

Historia del cacao hasta convertirse en chocolateCómo preparar y hacer escabeche: una técnica que alarga la vida de los alimentos y da finura a los platos Espárragos, cocina al natural que requiere una cocción ajustada Guisantes, la legumbre de huerta más tierna¿Cuál es la paella valenciana "auténtica" y "tradicional" ? La cocina salada de los piñonesSobrasada, el embutido nacional balear que se unta El patrimonio quesero español, origen y características de nuestros quesos más famosos

mas Contenido

La importancia de la vitamina C en la salud Yogur, un alimento con 100 millones de bacterias vivas dispuestas a ayudarnos Receta de bacalao en salsa de tomate ligada Receta de conejo con berenjenas y picada de almendras y avellanas Microbiota, cuando las bacterias juegan un papel fundamental en nuestra salud Potaje de cuaresma Cómo preparar la receta de pesto tradicional Cecina, mucha proteína, poca grasa y apenas calorías

+ Contenido