Utilizamos "cookies" de terceros para análisis de tráfico, publicidad y redes sociales Más información y cambio de configuración

Escabeche, una forma tan fácil como refrescante de disfrutar de codornices y perdices

Empleada durante siglos como método de conservación, hoy es tendencia al dar mucho juego y permitir platos jugosos y llenos de aroma.

Redacción, SaborMediterraneo.com

La necesidad de conservación ha sido uno de los pilares sobre los que se ha desarrollado la gastronomía. Recetas que han respondido al desafío de disfrutar de un producto en abundancia en su momento óptimo de consumo y querer disponer de él finalizado ese tiempo. Cuando la cadena de frío o la nevera no existían, la sal o el vinagre fueron las opciones al alcance de la mano.

El buen hacer acumulado durante siglos ha permitido pulir y perfeccionar estas técnicas de conservación. Desde su desarrollo, hace varios milenios, hasta nuestros días, el escabechado ha mantenido su potencial conservador, gracias a la acidez del vinagre, pero se ha consolidado como una técnica de cocinado más. La excelencia en el resultado final está detrás de que sigamos haciendo, a día de hoy, estas elaboraciones, que aúnan intensidad con respeto al producto.

Aceite de oliva, vino, vinagre, zanahorias, laurel, cebolla ....

Existen tantas formas de hacer un escabeche como productos a escabechar. Las zanahorias, el laurel, las cebollas y la generosa participación de un buen aceite de oliva, vino y vinagre son una base que se puede completar con un sinfín de ingredientes. El resultado de un buen escabeche es una pieza jugosa y llena de aromas y personalidad.

perdices

Esta es una de las principales razones por las que esta elaboración se haya utilizado con carnes magras, cuya ausencia de grasa agradece que la lenta cocción permita obtener un jugoso bocado.

Las perdices, las codornices y, en general, las aves, han sido, desde siempre, candidatas de excepción para protagonizar una elaboración en escabeche.

De esta forma, se podía disponer de estas delicias de la caza de pluma durante mucho más tiempo que el propio que cada especie marca como momento óptimo de consumo.  

Sin embargo, gracias a la versatilidad que tiene esta forma de cocinar, cualquier carne de caza silvestre alcanza otra dimensión cuando se elabora en escabeche. Desde el ciervo hasta el corzo, desde el gamo hasta el jabalí, pasando por cualquier ave, conejo o liebre… las carnes de caza silvestre de Europa devuelven a la receta todo el sabor, la textura y el aroma de su origen salvaje.

Actualmente, el programa europeo puesto en marcha por ASICCAZA apuesta por recuperar la presencia de las carnes salvajes en nuestra cesta de la compra. Y una buena forma, para familiarizarse con estas carnes es empezando por carnes más suaves como las perdices o las codornices. Estas últimas se pueden encuentrar todo el año en la mayoría de supermercados.

¿Cómo escabechar perdices?

Javier Chozas, Jefe de cocina de la Escuela de Hostelería de Toledo, utiliza para escabechar 2 perdices, la siguiente proporción de aceite, vinagre, vino y aromatizantes:

También nos da los siguientes consejos:

  1. Se limpian las perdices. Se dejan bien limpias, se sazonan,  se pueden hacer enteras, por cuartos o medios, y en una sartén con aceite, a fuego medio, se doran ligeramente.
  2. A continuación se colocan en una cazuela honda, se añade el ajo, la cebolla y la zanahoria, se rehoga en conjunto, y luego se incorpora el vino blanco, el vinagre, el aceite, el laurel, el clavo y el tomillo.
  3. Se dejan cocer una hora más o menos,  hasta que estén tiernas. Para consérvalas se ponen en un recipiente alto y se las cubren bien con el escabeche. La perdiz escabechada cuando se quiera servir, se retira con un poco de su jugo y se calienta.

El truco de Javier Chozas para que al cocinar la perdiz salga los más tierna posible, consiste en cocerla a fuego muy lento y siempre con las pechugas de la misma orientadas hacia el fondo de la cacerola.

Le puede interesar

Cómo preparar y hacer escabeche: una técnica que alarga la vida de los alimentos y da finura a los platos

Perdices escabechadas en ensalada con judias verdes y boletus

Le recomendamos

alubias

Alubias ¿frescas o secas? Las pochas son un ejemplo de que también se pueden consumir frescas

Los alimentos que conforman un buena despensa y evitan ir a la compra todos los días

¿Es usted un cocinero/a saludable?

Sin tiempo para la cocina: eche mano de una buena conserva y añada su toque personal

Mas contenido

Sobrasada, los secretos el embutido nacional balear que se unta El "all i pebre" más que un plato, una salsa. Pero en Valencia, un plato con anguilas, patatas, ajo, aceite y pimentón El secreto del éxito del hummus, más allá de Oriente Medio. Los errores del OccidenteLas mejores combinaciones de frutas y vinos para acompañar una tabla de quesos Parmigiano reggianoLos beneficios de la patata nueva versus patata de conservación: más nutrientes y más saborReceta de pan de higos, un energizante natural y concentrado

+ Contenido