Utilizamos "cookies" de terceros para análisis de tráfico, publicidad y redes sociales Más información y cambio de configuración

Historia de las torrijas, con algunos de sus secretos y su receta tradicional

Las torrijas son, sin duda, el dulce estrella de Semana Santa y Cuaresma, gracias a la sencillez de sus ingredientes y a lo ricas que están.

Redacción, SaborMediterraneo.com

Su éxito es incuestionable y gracias a la aparente facilidad de su elaboración, a la sencillez de sus ingredientes y sobre todo a lo increíblemente ricas que están, se consumen con una devoción casi religiosa.

¿Quién es capaz de resistirse al delicado sabor de las torrijas?

Bien preparadas nos permiten disfrutar de una masa suave y jugosa que prácticamente se deshace en la boca dejando en nuestro paladar sabores tan evocadores y reconfortantes como la canela, el azúcar y la leche.

Pero llegar a conseguir esa textura y sabor no es tan fácil que se piensa, por ello es conveniente conocer algunos secretos de un plato que es tan aparentemente sencillo, pero con alguna que otra dificultad.

torrijas-levadura-madre

El pan, enriquecido y consistente, creado especialmente para preparar torrijas

Parece ser que la torrija nació en el siglo XV en un convento, y desde entonces quedó muy ligada a la Semana Santa y la Cuaresma, porque precisamente en un periodo en el que los católicos no podían consumir carne, su apariencia se asemejaba bastante a la de la carne asada.

Era un plato de aprovechamiento que en un principio se preparaba con el pan duro que quedaba en las casas, pero hace tiempo que las cosas cambiaron.

Actualmente casi todo el mundo prepara las torrijas con un pan creado para tal fin, porque quedan muchísimo más cremosas, no se rompen tanto y están mucho más buenas”, nos indica Moncho López de Levadura Madre.

Se trata de panes que suelen estar enriquecidos con otros ingredientes diferentes a los que se encuentran en el pan tradicional.

“Nosotros por ejemplo, le añadimos leche, huevos y azúcar para que quede sabroso y cargado de sabor, y además hacemos ese pan con una cierta consistencia, porque para preparar la torrija hay que cortarla, empaparla, rebozarla, freírla... y la rebanada de pan debe quedar entera al terminar todos estos pasos”.

Así es la receta...

Existen cientos de variedades de torrijas, pero aquí explicamos cómo siguen y preparan la receta tradicional en el obrador de Levadura Madre

“Cortamos rebanadas de unos dos centímetros de grosor y las sumergimos en una infusión a base de leche, canela, azúcar y un toque de miel que hemos preparado y dejado enfriar previamente. Una vez que están bien bañadas, las rebozamos con huevo y las freímos. Para acabar, hacemos un jarabe con lo que ha quedado de la leche y bañamos la torrija cuando ya se ha enfriado, quedando ya listas para ser consumidas"

Como el propio Moncho nos cuenta: “Lo que queda es una torrija de toda la vida, como la que podrías comerte en casa de tu abuela”.

  • ¿Quieres compartir este artículo?

Le puede interesar

Cómo preparar torrijas sin complicaciones Buñuelos, huesos de santo, panellets ... historias y leyendas de los dulces de Todos los Santos

Le recomendamos

verduras-navarra

Verduras de Navarra : el sabor de la huerta más genuino

Espárragos, cocina al natural que requiere una cocción ajustada

Verduras y aceite de oliva para prevenir la artritis reumatoide

Aceite de oliva, la mejor opción para las frituras a altas temperaturas

Mas contenido

1. Del Panquemado a la mona de chocolate. ¿Qué día regalan los padrinos a los ahijados la mona de Pascua? 2. Tortilla de patatas, la joya de la cocina popular, pero no la única 3. Receta de peras al vino tinto 4. Coca de tomate, cebolla y mozarella al orégano 5. Historia de las torrijas, con algunos de sus secretos y su receta tradicional 6. Salsa de tomate frito y como mejorar y aliñar la salsa de tomate envasada 7. Cómo preparar y hacer escabeche: una técnica que alarga la vida de los alimentos y da finura a los platos 8. Los imprescindibles para cocinar pasta al estilo italiano

+ Contenido