Utilizamos "cookies" de terceros para análisis de tráfico, publicidad y redes sociales Más información y cambio de configuración
logo_saborMed320

La importancia de la vitamina C en la salud

Un buen aporte de vitamina C a través de una dieta equilibrada es fundamental para la cicatrización de las heridas, la circulación sanguínea y para la función inmunitaria. La vitamina C también desempeña un papel importante en el metabolismo energético, óseo y nervioso. Ayuda a combatir la anemia al favorecer la absorción del hierro y sobre todo mejora en un sentido amplio nuestras defensas.

Redacción, SaborMediterraneo.com

Entre los animales terrestres, el guepardo es conocido por ser el depredador más veloz, y como la mayoría de los mamíferos, posee una capacidad envidiable. Su organismo es capaz de producir la vitamina C que necesita, lo que no es capaz de producir ni el ser humano más deportista.

La vitamina C es un micro-nutriente soluble en agua sin el cual no podemos vivir y se encuentra en altas concentraciones en el cerebro, el sistema imunitario, el cristalino, las venas, el corazón, el hígado, los riñones y las glándulas suprarrenales; aunque los músculos y los huesos también contienen mucha vitamina C.

citricosLos nutricionistas recomiendan consumir entre 30 y 100 mg al día de vitamina C. Un naranja te aporta aproximadamente unos 70 mg, mientras que 5 porciones de fruta y/o verduras diarias te podría aportar unos 200 mg de vitamina C.

Un buen aporte de vitamina C a través de una dieta equilibrada es fundamental para la cicatrización de las heridas, la circulación sanguínea y para la función inmunitaria. La vitamina C también desempeña un papel importante en el metabolismo energético, óseo y nervioso; además, es uno de los captadores de radicales libres más importantes del organismo gracias a su fuerza antioxidante que sirve para proteger al organismo del estrés oxidativo.

Cuando se produce una formación continua de radicales libres, como sucede en las inflamaciones, el consumo de captadores de radicales es cada vez mayor, lo que con frecuencia provoca una deficiencia de vitamina C.

La vitamina C la obtenemos sobre todo de la fruta y de la verdura, y el cuerpo la absorbe a través del tracto digestivo. En el intestino delgado unas moléculas transportadores especiales llevan la vitamina C hasta la sangre, pero el número de estos transportadores es limitado, por tanto, sólo un pequeño porcentaje de la vitamina C llega al torrente sanguíneo. El resto se descompone o se excreta, y por eso se habla de una capacidad de absorción saturada.

En la alimentación, esta capacidad de absorción limitada de la vitamina C tiene un papel secundario puesto que los alimentos no contienen mucha vitamina C. La sociedad recomienda 5 porciones de fruta y/o verdura al día, lo que sin embargo, no equivale a 5 comidas al día; por lo que significa que en cada comida habría que tomar entre 2 y 3 piezas de frutas y/o verduras.

Cuando se necesita un mayor consumo de vitamina C

Hay situaciones y enfermedades del ser humano en las que es preciso consumir una mayor cantidad de vitamina C. Este es el caso de las infecciones agudas o crónicas, las enfermedades inflamatorias -como el reuma o las alergias-, el estrés físico y corporal, los estados depresivos y en las intervenciones quirúrgicas. también necesitan un aporte mayor de vitamina C los fumadores.

Según un estudio de nutrición independiente, aproximadamente un 55% de la población tiene deficiencias de vitamina C; es decir, que no alcanzan los 75 mg necesarios al día. Esto provoca signos carenciales, como sangrado de encías, cansancio, decaimiento, alteración en la cicatrización de las heridas, debilidad del tejido conjuntivo, etc… . Por eso, cuando nos hacemos una herida es muy conveniente la ingesta de alimentos ricos en vitamina C, que ayudará en la curación de heridas y en la reparación de tejidos.

La vitamina C sirve también para combatir la anemia porque es además una fuente que ayuda en la absorción de hierro. Por este motivo, los nutricionistas recomiendan combinar alimentos que contengan hierro con otros que aporten vitamina C. De esta forma, se asegurará una mejor absorción del hierro y se combatirá mejor la anemia. Como recomendación, desde Naranjas King, sugieren que cuando se prepare un plato de espinacas, lo combines con gajos de naranjas o con un vaso de rico zumo de mandarina o bien que cuando se coma carne, -rica en hierro-, se tome de postre una naranja.

Entre los inconvenientes de la vitamina C destaca su elevada sensibilidad al calor y a la luz, lo que hace que se deban de consumir los alimentos ricos en esta vitamina, como las naranjas, en el menor tiempo desde su recolección del árbol; puesto que estas frutas van perdiendo sus propiedades desde ese momento.

Le recomendamos

frutas-vitamina-c La importancia de la vitamina C en la salud Naranjas: El coctel perfecto de vitaminas, minerales y antioxidantes Consumir demasiada vitamina A, D, E y K resulta perjudicial. Tabla de requerimientos diarios de vitaminas liposolubles Vino tinto, taninos y buena salud

favoritos

Estudios científicos de los últimos 30 años demuestran que el pan no contribuye al sobrepeso ni a la obesidad Todos los secretos de las cremas de verduras: una forma cómoda y fácil de comer verduras y hortalizasLentejas, gastronomía y propiedades nutricionalesLas setas en la cocina. A cada seta, su receta

Recetas

Canelones de setas y castañasSalmón en costra de nueces con chutney de mango y emulsión de cilantroCrema de marisco con guarnición de gambas rojasPuré de patatas (parmentier) con verduras

+ Contenido