logo_saborMed320

Malvasías : Los vinos más dulces desde el mediterráneo al atlántico

La uva malvasía, una variedad blanca muy aromática originaria del Mediterráneo, es la base de un gran abanico de vinos que se producen en numerosas regiones vinícolas del mundo. La malvasía de Sitges y la malvasía de Canarias son las dos caras una reconquista que recupera su espléndido pasado.

Redacción, Sabormediterraneo.com

El experto vitivinícola Mauricio Wiesenthal destaca en su Diccionario Salvat del Vino, que cuando se piensa en la historia gastronómica de Europa hay que evocar los vinos de malvasía. De hecho las damas de la corte europea llegaron a perfumar sus pañuelos con este vino. Wiesenthal añade que "la comida medieval y renacentista, tan basada en los sabores dulces, convirtió a la malvasía en el vino por excelencia".

Hasta el siglo XVIII fue la gran variedad europea, refinada y favorita de las clases altas. Hoy en día, a pesar de ser una variedad muy extendida, su cultivo sigue siendo importante en lugares como Italia, Madeira, Canarias o Sitges, cuyos vinos son relevantes y destacan por si mismos.

En Madeira, fue la primera vid cultivada en la isla y resistió las plagas del S XVIII y es es la gran variedad usada para los famosos vinos fortificados de Madeira.; en Canarias, su cultivo en suelos volcánicos le otorga unos matices muy especiales; pero Italia es el país con mayor área cultivada, pues se mezcla con otras variedades para la elaboración de vinos blancos. Está particularmente difundida en el Piamonte, la provincia de Piacenza, la de Parma, Sicilia, Basilicata (en la zona de Vulture), Apulia (en particular en Salento) y Cerdeña (malvasia di Bosa).

En España, es una uva que se cultiva en Castilla y León, Cantabria, Aragón, (donde también se la conoce como rojal) en la Comunidad Valenciana, Islas Baleares, Castilla-La Mancha, Murcia y Rioja. Es muy raro ver en estas zonas vinos monovarietales. Todo lo contrario, a lo que sucede en el mediterráneo español y especialmente en la D.O. Penedès, D.O. Tarragona y D.O. Valencia, donde es también es conocida como subirat y donde se elaboran deliciosos vinos dulces.

La malvasía de Sitges, baluarte arca de Slow Food

El vino Malvasía de Sitges, -en la región catalana del Penedès-, se elabora sólo a partir de la variedad de su mismo nombre, la malvasía de Sitges, distinta a otras malvasías como la riojana, la subirat parent o la malvasía de Manresa. Sus peculiaridades vienen dadas por la vegetación, su vendimia más tardía, el alto grado y acidez, su sensibilidad al oídio y su situación de proximidad al mar.

En el siglo XVIII, la malvasía en el Penedès llegó a ocupar una cuarta parte de los cultivos de la población. Hoy sólo quedan 2,5 hectáreas, pero la asociación Slow Food ha conseguido su reconocimiento internacional con la inclusión de la malvasía en su arca alimentaria como baluarte. Prueba de que esta variedad de uva es cada vez más valorada es el hecho de que se están extendiendo notablemente sus plantaciones en el Penedès.

La malvasía canaria, cultivada en suelos volcánicos

La Malvasía es todo un clásico de la producción en las Islas Canarias, cultivadas en suelos volcánicos y con una tradición de siglos, haciendo célebres los vinos del Archipiélago desde antiguo. Su cultivo fue introducido a comienzos del siglo XVI en el norte de Tenerife y en La Palma, desde donde se exportaba a buena parte de Europa, principalmente, a Inglaterra.

Dentro de las zonas donde se cultiva la malvasía, la Denominación de Origen Ycoden Daute Isora (Tenerife) es una referencia ineludible, dentro de una explotación tradicionalmente volcada a los vinos dulces, pero que de modo creciente se aventura en los secos.

La malvasía lanzaroteña, por otra parte, es uno de esos casos, en varietales poderosamente aromáticos, donde potencia y suavidad se conjugan con sabores frutales y minerales persistentes. En La Palma, donde se da en dos zonas muy concretas, Fuencaliente y Hoyo de Mazo, su huella volcánica destaca las notas dulces habituales de estos caldos, entre los que es cada vez más buscada la variedad Bujariego, con sólida personalidad y gran vigor aromático.

Propuesta Golosa

Melocotón con malvasía

Según propuesta de Valentí Mongay, chef del restaurante La Salseta de Sitges, un buen postre consiste en cortar un melocotón por persona a dados, colocarlos en una copa o bol y cubrirlos con malvasía dulce. Se recomienda servir el postre a unos 10º C. La malvasía es también magnífica acompañando quesos azules, postres como las tartas de frutas o helados.

También le puede interesar : La malvasía aromática canaria de suelo volcánico de Bodegas El Sitio

Mas COCINAGASTRO

Siete aperitivos fáciles y rápidos para antes de sentarse a la mesa Rápido y sabroso, con un par de latas y un toque personal puede conseguir un plato vestidoPesca sostenible para salvar al atún ¿Cuál es la paella valenciana "auténtica" y "tradicional" ? Historia del cacao hasta convertirse en chocolate

MAS ARTICULOS

Sin aceite de oliva, no hay dieta mediterráneaPiñones, espíritu mediterráneo, su gastronomía y algunas recetas Las distintas calidades del aceite de oliva Receta de escalivadaEl auténtico azafrán español, el más valorado del mundo. Arroces y pescados, sus platos favoritosAperitivos y cavas, un maridaje que funciona Ideas para preparar vinagretasCómo preparar y hacer escabeche: una técnica que alarga la vida de los alimentos y da finura a los platos

+ Contenido