Utilizamos "cookies" de terceros para análisis de tráfico, publicidad y redes sociales Más información y cambio de configuración

Los alimentos que conforman una buena despensa y evitan ir a la compra todos los días

Surtir de forma adecuada la despensa y el congelador nos puede ayudar a no tener que hacer la compra todos los días y alimentarnos de forma correcta y variada. Estas son algunas de las pautas para saber qué alimentos se pueden comprar en grandes cantidades y cuáles no.

María Val, SaborMediterraneo.com

Lo primero que hay que hacer es priorizar los alimentos y categorizarlos en distintos grupos, según sus necesidades de conservación. Por supuesto, es conveniente incorporar alimentos de todos los grupos combinando frescos, no perecederos y congelados pues se trata de comer bien y variado.

¿Debo comprar verduras y frutas frescas?

Podemos y debemos comprar alimentos perecederos, pero no en gran cantidad y especialmente hay que comprar verduras y hortalizas que aguantan mucho y muy bien el paso del tiempo. Es el caso de la col, las judías, la col lombarda, las zanahorias, las cebollas, las patatas, los calabacines y los pimientos.

Las verduras y las hortalizas frescas, se tienen que reforzar con las congeladas que conservan todas sus propiedades. Brócoli, guisantes y espinacas ... son las verduras ultragongeladas más demandadas, porque apenas se distinguen de las frescas y no deben faltar.

En cuanto a las frutas, los profesionales de la alimentación distinguen entre las frutas climatéricas y no climatéricas.

La diferencia radica en el proceso de maduración. Las primeras son aquellas cuyo proceso de maduración no termina en la recolección y, por tanto, duran menos tiempo en nuestras cocinas. Es el caso del plátano, la manzana y la pera.

En el otro lado de la balanza se encuentran las frutas llamadas “no climatéricas ” que son las que recomiendan comprar: “duran mucho más tiempo. Por ejemplo, naranjas, mandarinas y cítricos en general , que no se ponen mal por maduración sino por otro tipo de agentes externos, por ejemplo, hongos”.

Una depensa bien surtida y un congelador nutrido

La clave está en una buena despensa y un congelador bien surtido. ¿Qué hay que tener? Aceite, arroz, pasta, quinoa, cuscus, galletas, cereales, azúcar, harina, mermeladas, patatas, legumbres secas y envasadas, latas de pescado y conservas de vegetales... Todos ellos son productos no perecederos que duran años y se guardan perfectamente en la despensa.

Las conservas bien sean vegetales o de pescado son imprescindibles, porque con un poco más - un arroz, una pasta ...-, se tiene un plato completo en muy poco tiempo.

Si a esta despensa le puede añadir algún embutido de calidad para meriendas o desayunos, mejor que mejor.

Por lo que se refiere a las latas y conservas, como atún, sardinas o moluscos, productos estrella debido a que ocupan menos volumen y no requieren refrigeración es preferible comprar las que sean con aceite de oliva virgen o al natural, tal como recomienda el Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas de la Comunitat Valenciana (CODiNuCoVa).

El bacalao salado y seco es otro de los alimentos que aguanta meses y al que no se debería renunciar, porque además podemos preparar con él un montón de recetas.

El congelador para verduras, carnes, pescado y pan

Hemos criticado mucho el exceso de plástico de las grandes superficies y la presentación en bandejas de muchos alimentos. Pero, para esto nos va a resultar muy cómodo porque las bandejas de pavo, pollo, carne, pescado que se venden en todos los supermercados se pueden meter al congelador directamente. Lo cual nos facilita mucho el segundo plato con proteína.

Pescado, carne congelada y verduras congeladas son un buen sustitutivo del alimento fresco ya que conservan todas sus propiedades nutricionales.

Sin embargo, hay algunos consejos que resultan importantes a la hora de congelar, además de no perder jamás la cadena del frío :

  1. Es mejor enfriar los alimentos en la nevera antes de introducirlos en el congelador
  2. Es mejor hacerlo en porciones pequeñas que grandes y a ser posible en las porciones justas que sean necesarias para una comida según los integrantes del hogar
  3. A la hora de descongelar, hacerlo lentamente dentro de la nevera y no sacar directamente los alimentos a la cocina con temperatura ambiente

El pan, cuando se congela es conveniente envolverlo bien, mejor en plástico o papel film, ya que el pan es muy propenso a impregnarse de olores de otros alimentos y cuando no está bien aislado a resecarse con el frio.

¿Puedo almacenar leche, yogures y huevos?

Por lo que respecta a los lácteos, se pueden comprar varios litros en brick si ha tenido procesos térmicos como el UHT, pero el problema es el espacio para almacenarlos. Lo mismo ocurre con las bebidas vegetales, como las de soja, almendra o arroz.

Sin embargo, no es conveniente hacer acopio de grandes cantidades de lácteos fermentados, como yogures, ya que requieren refrigeración.

Otros alimentos como los huevos pueden almacenarse varios días fuera o dentro de la nevera, pero, según Luis Cabañas, no vale sacarlos y meterlos, ya que pueden formarse gotas por el cambio de temperatura, y aumenta el riesgo de salmonelosis.

Otros alimentos más saciantes como frutos secos, encurtidos o el grano de maíz para hacer palomitas caseras, podrían ser buenas opciones para almacenar, nos indica Luis Cabañas, secretario del Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas. Pero no, los productos precocinados o ricos en sal o grasas de mala calidad.

En definitiva, hay que aplicar mucho sentido común a la cesta de la compra, priorizando y sabiendo qué alimentos se pueden comprar en grandes cantidades y cuáles no.

Le recomendamos

aguacate

¿Por qué triunfa el aguacate en todo el mundo? Será por su contenido en ácido oleico

Los alimentos que conforman un buena despensa y evitan ir a la compra todos los días

¿Es usted un cocinero/a saludable?

Sin tiempo para la cocina: eche mano de una buena conserva y añada su toque personal

Mas contenido

Sobrasada, los secretos el embutido nacional balear que se unta El "all i pebre" más que un plato, una salsa. Pero en Valencia, un plato con anguilas, patatas, ajo, aceite y pimentón El secreto del éxito del hummus, más allá de Oriente Medio. Los errores del OccidenteLas mejores combinaciones de frutas y vinos para acompañar una tabla de quesos Parmigiano reggianoLos beneficios de la patata nueva versus patata de conservación: más nutrientes y más saborReceta de pan de higos, un energizante natural y concentrado

+ Contenido